4 MESES SIN PLENO MUNICIPAL

PARTICIPAR ES UN DERECHOComo ya es una norma, más que una costumbre, nuestros pueblos vuelven a sufrir la opaca y desastrosa política del Equipo de Gobierno socialista, con su Alcalde Benito Zazo Núñez, a la cabeza.

A continuación transcribimos  el Art. 46.2.a de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local donde se fija legalmente cada cuanto tiempo ha de convocarse Pleno en los Ayuntamientos:

“El Pleno se celebrará en sesión ordinaria como mínimo cada mes en los Ayuntamientos de municipios de más de 20.000 habitantes y en las Diputaciones Provinciales; cada dos meses en los Ayuntamientos de los municipios de una población entre 5.001 habitantes y 20.000 habitantes; y cada tres en los municipios de hasta 5.000 habitantes.”

En nuestro Ayuntamiento, el último Pleno Ordinario se celebró en el mes de julio, han pasado ya cuatro meses sin celebrarse Pleno Municipal incumpliendo, una vez más, las obligaciones que marca la Ley.

Nuestro Alcalde no debe olvidar que el Pleno municipal es el órgano de máxima representación política de los ciudadanos en el gobierno municipal, por lo tanto, con actuaciones como esta , a quien se está ignorando es a los ciudadanos, a los vecinos de Solosancho, Baterna, Robledillo y Villaviciosa, vecinos que creen en la democracia mucho más que los dirigentes socialistas de nuestro Ayuntamiento.

No es la primera vez que hechos similares ocurren en nuestro Ayuntamiento, en enero del año 2013, el propio Alcalde firmaba una resolución que pretendía limitar e impedir el acceso a la documentación municipal por parte de los concejales del Grupo Popular.

El Grupo Popular denunció públicamente estos hechos y el propio Alcalde amenazó con poner en conocimiento de los Servicios Jurídicos de la Diputación Provincial las denuncias del Grupo Popular, y así lo hizo.

Lo que nunca dijo Benito Zazo Núñez es que, el día 19 de marzo de 2013, el Jefe de Servicio de Asistencia y Asesoramiento a Municipios de la Diputación Provincial de Ávila emitió un informe donde se admitía y se daba la razón a lo reclamado en  el escrito presentado por el Portavoz del Partido Popular, Jesús Martín García. Recordemos de nuevo que fue el propio Alcalde el que solicitó este informe, y los Servicios Jurídicos de la Diputación, con la Ley en la mano, dieron la razón al Grupo Popular.

Otro ejemplo de ocultismo, opacidad y transparencia cero es el incumplimiento sistemático, una y otra vez, del plazo de puesta a disposición de las Actas de la Junta de Gobierno al Grupo Popular. Según lo que marca la normativa estas Actas deben entregarse al resto de concejales en un máximo de diez días. Nuestro Ayuntamiento las pone a nuestra disposición, no en diez días, sino un mes después de celebrase la Junta de Gobierno.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Solosancho, está compuesta por los 4 concejales socialistas, por todos ellos,  pese a que el Grupo Popular cuenta con 3 concejales el Alcalde decidió no darles representatividad en este órgano de Gobierno. Esta situación no se da en otros Ayuntamiento o Instituciones Públicas Provinciales donde, en la Junta de Gobierno, se intenta dar cabida a los diferentes grupos políticos consiguiendo así mayor participación de los ciudadanos.

La Junta de Gobierno Local sólo es obligatoria en los Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes, y voluntaria en el resto, según el Artículo 20 de la Ley 7/85 Reguladora de las Bases de Régimen Local, pero en Solosancho pese a tener menos de 5.000 habitantes contamos con este órgano, más propio de municipios mucho mayores.

El fin por el que existe la Junta de Gobierno es claro: ignorar al Pleno Municipal y a los concejales de Grupo Popular haciendo de este modo imposible ejercer la labor de oposición y de control sobre los órganos de gobierno, creando una casi-dictadura, basada en la desinformación y la negación de la participación, al más puro estilo Juan Palomo: “Yo me lo guiso, yo me lo como”. En definitiva, lo que se consigue es ignorar a los vecinos de nuestros pueblos.

El Grupo Popular baraja la posibilidad de acudir al Defensor del Pueblo y al Procurador del Común, ante los reiterados incumplimientos por parte del Equipo de Gobierno de Solosancho, incumplimientos que limitan la participación y la información ciudadana derechos, ambos, consagrados por nuestra Constitución.

Tanto el Defensor del Pueblo como el Procurador del Común ya conocen de la política oscura y limitadora de la participación del Ayuntamiento de Solosancho, nuestro Ayuntamiento ya ha formado parte de esos pocos ayuntamientos de España que figuran en sus listas como Administración No Colaboradora. (VER NOTICIA).

Anuncios